La falta de información, uno de los handicap de la falta de consumo de productos ecológicos

Opinión de expertos

Clemente Mata
Subdirector General de Calidad Diferenciada y Agricultura Ecológica del MARM

Con 1,3 millones de hectáreas, España se sitúa a la cabeza en superficie destinada a la producción de productos ecológicos y sin embargo, el consumo continúa siendo la asignatura pendiente del sector. Desde el MARM abogan por incrementar la información para que los consumidores conozcan las ventajas de este tipo de producciones.

-¿Cómo pueden los consumidores identificar un producto ecológico?

Lo primero que tenemos que conocer como consumidores es que, cuando hablamos de un producto ecológico, orgánico o biológico, estos términos están única y exclusivamente reservados a los productos procedentes de la agricultura ecológica. Así lo especifica una normativa comunitaria que protege y establece cómo se rige la agricultura ecológica.

También existe la posibilidad, a día de hoy es algo voluntario, de utilizar el logo comunitario de la agricultura ecológica, un logotipo de color verde similar al que podemos encontrar en las denominaciones de origen o en las indicaciones geográficas.

Sin embargo, a partir del uno de junio del año próximo se establecerá un nuevo logotipo comunitario, que será de obligado cumplimiento y que aparecerá en todos los productos preenvasados.

-Por lo tanto, ecológico, orgánico o biológico queda reservado a este tipo de agricultura y ganadería.

Sí, así es, al igual que su abreviatura ecobio. Ningún producto que no sea originario de la agricultura ecológica podrá llevar esta terminología o el logotipo comunitario que, como digo, a día de hoy es facultativo.

“Además de cumplir con una normativa horizontal, el productor ecológico debe cumplir con una normativa específica

-¿Cómo se controla que realmente lo que pone ecológico lo sea?

Podemos diferenciar dos tipos de controles y además, controles que son oficiales y competencia de las administraciones públicas.

El sistema final de control de la producción ecológica es responsabilidad de las autoridades competentes de los estados miembros y así se establece en el reglamento comunitario.

La propia reforma recientemente introducida ha incluido un elemento que puede servirnos de garantía adicional y es que existe un reglamento común a todos los controles oficiales, los que afectan a la sanidad animal, a la sanidad vegetal o a la seguridad alimentaria.

Con esta reciente modificación de la normativa del año 2007 del reglamento 834, la agricultura ecológica ha sido incluida en este marco de control oficial. Con esto podemos tener muchas garantías, ya que existe una obligación de todos los estados de incluir en ese marco de control oficial la agricultura ecológica y sobre todo, a dos niveles, antes de la comercialización y después de la comercialización.

Antes de la comercialización, el sistema de la agricultura ecológica, ya anteriormente, contaba con un riguroso sistema de certificación y de visita de inspección a los operadores. Por ejemplo, un ganadero ecológico obligatoriamente recibirá, al menos, una visita anual, una auditoría realizada por autoridades públicas de control o por organismos privados, en los cuales también se puede delegar. Adicionalmente al criterio de la autoridad, podrán realizarse visitas adicionales.

Hay que tener claro que, además de cumplir con una normativa horizontal, el productor ecológico debe cumplir con una normativa específica, con un estricto sistema de verificación y de supervisión por parte de las autoridades. De hecho, al final de cada año hay que enviar un informe a la Comisión Europea donde cada estado refleja las inspecciones llevadas a cabo.

Tras la comercialización existe otro nivel de control cuando aparecen en los lineales. El control a ese nivel es realizado por las autoridades de consumo y en el momento que encuentran un producto que no cumple con la normativa comunitaria, por ejemplo, en el etiquetado de un producto fraudulento -que parece o evoca o imita o simplemente usurpa el término ecológico- automáticamente se inicia un comité sancionador contra este operador.

“En España se consumo poco y en parte es por la falta de información”

-En España producimos mucho pero consumimos poco, ¿por qué?

Es una de las razonas que inspira nuestro trabajo, incrementar el consumo. En superficie somos el primer estado miembro con 1,3 millones de hectáreas, siendo Andalucía la comunidad con un mayor número de superficie. Del total de nuestra producción, podemos decir que alrededor del 70 o el 80 por ciento se destina a la exportación, principalmente a los mercados del centro de Europa.

Aunque está claro que nos interesa la exportación, también buscamos incrementar la demanda interna. En España se consumo poco y en parte, creo, que es por la falta de información.

En países como Alemania, Dinamarca o incluso Francia, los consumidores tienen una preocupación medioambiental bastante marcada y, por otra parte, son muy conocedores de lo que representa el método de producción ecológica, saben cuáles son sus bondades, los potenciales beneficios para el medio ambiente, su fijación al territorio, y por ello dirigen más su compra hacia este tipo de alimentos.

En los estudios que hemos realizado, hemos constatado que el consumidor español conoce poco cuáles son los elementos diferenciadores de este método de producción y cuáles pueden ser sus beneficios.

Hay que informar, promocionar y dar a conocer los productos ecológicos y sus efectos diferenciadores tanto entre los consumidores como entre la distribución.

-¿Es más caro el producto ecológico?

Algo de realidad hay en esto. Los datos que tenemos nosotros de distintos estudios y trabajos de investigación que hemos realizado apuntan a que nos movemos en diferenciales de precios medios del 20 al 40 por ciento. Si abordamos productos particulares algunas veces los diferenciales son mínimos, por ejemplo, en el sector del vino elaborado con uva procedente de agricultura ecológica, no son muy acusados, a lo mejor en la carne de vacuno son más altos.

Hay una parte en la que sí podemos incidir, podemos trabajar para reducir los márgenes ligados a la distribución. Es necesario promover o facilitar que los productos ecológicos lleguen a la distribución comercial.

Pero el consumidor debe tener claro que existirán casos en los que sí se puedan reducir pero otro no. Este método de producción tiene unos requisitos adicionales que encarecen su elaboración como la no utilización de productos químicos, por ejemplo. Todo ello nos lleva a unos mayores costes de producción que provocan que la unidad también sea más cara. Es importante que el consumidor sea consciente de que hay que repercutir la labor que se desarrolla en la agricultura y la ganadería ecológicas.

Origen de la información: SEAE. Sociedad Española de Agricultura Ecológica

______________________________________________________________

¿Qué es  ?

  Sólo vende productos certificados

 oficialmente como ecológicos.

_________________________________________________________________

Anuncios
Esta entrada fue publicada en AGRICULTURA ECOLOGICA, Opinión de EXPERTOS, PRODUCTOS ECOLOGICOS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s